LOS LIMITES EN LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

Los padres deben tolerar algún llanto, rabieta o que los niños no quieran hacer algo en un determinado momento, pero cuando las cosas son beneficiosas para el niño deben mantenerse firmes.

Los padres muchas veces tienen el temor de traumatizar al niño por limitar su conducta, por ser demasiado estricto o incluso por imponer un castigo educativo, pero no es así, lo único que ocurrirá es que el niño aprenderá que los padres lo hacen por su bien.

Un niño será traumatizado cuando le hagan daño, físico o psicológico, no por limitar su conducta.

Por ejemplo; cuando los padres prohíben quedar con los amigos porque tienen deberes, el niño se enfadará, pero entenderá que es por su bien.

Los niños necesitan tener una referencia, y comprando y dándoles todo no les hacemos ningún favor, sino al contrario. Los niños necesitan cariño, comprensión y que estén pendientes de ellos.

Pero puede darse la situación que en la pareja no se ponen de acuerdo respecto al a educación de sus hijos, cuando papá cree que  “lo mejor “es educar de una manera y mamá piensa que es “mejor “de otra.  ¿Cómo sabemos que es lo mejor? Realmente ¿Hay alguno que esté más en lo cierto que el otro?

En mi opinión se debe crear una base de respeto y comprensión por las opiniones y creencias de la pareja, al igual que la de los hijos, y con una buena comunicación se debe de llegar a acuerdos para poder actuar de manera conjunta, ya que si el niño recibe mensajes contradictorios, si sus padres se desautorizan entre ellos, no sabrá a quien hacer caso, se sentirá perdido y sin referencias.

 

respeto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *